miércoles, septiembre 19, 2007

Sobre el odio libre 3


A fin de elevar el alma de la imperfección. Me retiré de su sentimiento privándola de previos consuelos... lo cual hágolo con el fin de humillarla y hacer que Me busque en la verdad, y de probarla a la luz de la fe, de modo que llegue a la prudencia. Entonces, si Me amase sin pensar en si misma y, con viva fe y con odio de su propia sensualidad, se regocijará en el tiempo de tribulación, y se considerará indigna de la paz y la tranquilidad de la mente. Viene ahora la segunda de las tres cosas que te dije, es decir: cómo llega el alma a la perfección, y lo que hace cuando es perfecta. Esto es lo que hace: aunque percibe que Yo me he retirado, no por ello mira hacia atrás; sino persevera con humildad en sus ejercicios, permanece encerrada en la casa del autoconocimiento y, sin dejar de morar en ella, espera con viva fe la llegada del Espíritu Santo, es decir. Mía, pues Yo soy el Fuego del Amor... Esto es lo que el alma hace para elevarse de la imperfección y llegar a la perfección, y es con este fin, a saber, de que alcance la perfección, con el que Yo me retiro de ella, no por gracia, sino por sentimiento. Una vez más la dejo de manera que pueda ver y conocer sus defectos, para que así, sintiéndose privada de consuelo y afligida por el dolor, pueda reconocer su propia debilidad y aprenda cuan incapaz es de estabilidad o perseverancia, cortando así hasta la raíz misma el amor espiritual a sí misma; pues éste deberá ser el fin y el propósito de todo su conocimiento de sí, elevarse por encima de sí, ascendiendo al trono de la conciencia, y no permitir que el sentimiento del amor imperfecto vuelva de nuevo a su lucha mortal, sino, con corrección y reprensión, desenterrar la raíz del amor de sí con el cuchillo del odio de sí y el amor a la virtud.

Santa Catalina de Siena, Dialogo, cap1. XIII



4 comentarios:

toni dijo...

tampoco es eso, recurrir a una papista de tomo y lomo del siglo XIV para ilustrar lo del resentimiento

DINERO GRATIS dijo...

Querido Toni, ¿no irás tú, ahora, a escandalizarte del revés?. ¿Papista?, es difícil saber qué significa eso en el momento de auge para los banqueros en los puertos del Ródano y en las repúblicas italianas. Mi información es que fue enviada ni más ni menos que por los príncipes de la república de Florencia para negociar con el Papa. ¿Pero a quién le interesa lo que se haya hecho con el figuron histórico de esta mujer?. A mí no.
La pretensión de esta entrada ni siquiera era la de escandalizar a nadie (aunque no era del todo imprevisible dado el anacronismo de la cita por más intempestiva que se pretenda) sino la de ofrecer un apunte más para la confección de una genealogía del odio libre, de la que acaso merecería la pena hablar.
Por cierto, no sé qué ves en la entrada en relación al resentimiento?, para eso del resentimiento están confeccionadas sin orgullo pero también sin humildad las dos entradas anteriores.
Un beso.
Miguel Angel.

toni dijo...

bueno, a ver si de anacronismo en anacronismo,para hablar del cielo vas a ir al mismo infierno

DINERO GRATIS dijo...

Mensaje recibido.
Veo que no tienes ningún interés en que hablemos de la noche oscura del alma.
MA.