sábado, diciembre 08, 2007

NOSOTROS EN ESTE PUNTO.


Nos dijimos, si no podemos cambiar el mundo, cambiaremos nuestras vidas; tener una existencia politizada será establecer una resistencia frente al ser que soy dentro de una vida que, sin ser mía, me moviliza en la reproducción del capital.

Si no hay nada que hacer, nos dijimos, una infinitud de posibilidades de proyección se abre frente a nosotros; pero todos los posibles se nos hicieron cárceles en este mundo.

Ni los valores que nos dieron un sentido en la lucha y la resistencia, ni los conocimientos y habilidades que nos conferían identidad nos sirven ahora de entretenimientos para el autoengaño y por otra parte, jugar el juego oportunista que salvaría de nosotros la figura, nos da asco.

El estado de incomunicación y aislamiento a que nos arroja esta situación hace que enfermemos y obliga al Estado a intervenir sobre lo social mediante una terapéutica que nos adapte a la tarea productiva. La resignación en los fármacos, el miedo a salirse de la movilización total, la impotencia frente al omnipresente poder del dinero, hacen que la administración de muerte se sostenga en un equilibrio que responsabiliza al enfermo y lo convierte en ejemplo negativo que alimenta la salud del miedo.

Ahora cuando ya no hay otra realidad fuera de la del capitalismo, cuando no hay otra relación en lo social que la de la competitividad, ni otra identidad que la que puede medirse mediante el único patrón de valor, es decir, “tener o no tener dinero”. Ahora cuando nuestra reflexión crítica sobre el mundo no tiene mercado porque no se puede comprar lo que ha de aprehenderse en el abandono de ser el que se ha de ser. Ahora que resistir es ponerse en juego completamente en serio, sin jugar, es decir exponiéndose al miedo de no ser.

Ahora. ¿Qué podemos gritarle al mundo desde este sombrío rincón solitario, helado y seco?

GRITEMOS:

- No temas al fracaso. El fracaso no es más que el testigo de la grandeza de tu empresa.

- No hagas balance de los riesgos. Lánzate al vacío, es la única ciudad en que no estarás sólo.

- Lo tuyo no es especial. No hay casos especiales.

- Todos somos esclavos de la misma ración de salud. Tu salud sólo depende de tu capacidad para soportar en soledad lo que te toca ser.

- Tu ración de salud es el sustento de las instituciones que nos administran la muerte. Has de dotarte de potencia para el delirio.

- Tu enfermedad es la prueba de tu resistencia. Tu enfermedad es la prueba de la resistencia de tu cuerpo-todo a la obediencia.

- Podemos ser más libres de lo que somos. El tránsito por la enfermedad debe ser una resistencia compartida que nos haga más fuertes y más valientes.

- La vida que construyes no es tuya. Tu vida es sólo el reflejo del valor que puedes añadir en la movilización total por el mantenimiento de lo obvio.

- No quieras salvar tu vida, atrévete a romperla. Una vida rota es aquella que no puede medirse por el patrón del dinero, es decir, aquella que no se ajusta a medida. Una vida rota es una vida inconmensurable.

- Tu querer vivir te está matando. “Sé tú mismo”, te grita tu querer vivir. Tu querer vivir te engaña y transforma así toda tu capacidad de resistencia en adaptación. He ahí la gran mentira: “sé tú mismo adaptándote”.

- Libera el odio a tu vida. Acaso así te acerques a la esencia de lo olvidado. Acaso así parirás flores que no quepan en el mercado.

Miguel Angel.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy,bien,muy bien, geniales.Me apunto a lo que decís...sin embargo vivir la vida (una vida privada)también te puede servir de terapia..."dejar de ser" ,zozobrar, unilateralizar la ambivalencia.. se hace problamatico cuando en un mundo en el que la sociedad ha "desaparecido", "estar sólo con los sólos" es lo que podemos oponer a la sociedad-red y el miedo es un sentimiento más que razonable...hay que seguir,revisar.
besos Toni

velvetpac dijo...

No se si eran para mi. Pero gracias por vuestras palabras.

Saludos.
Paco.

Anónimo dijo...

Siendo luchadora, trabajadora y tantas y tantas "oras", no puedo por menos que estar de acuerdo con lo escrito, pero me gustaría que alguien me explicara la necesidad del desnudo, la realidad social necesita del uso del mismo?, es qué todo debe de estar contamido? para eso ya están los Intervius e hipócrita intelectualidad de retrete.

DINERO GRATIS dijo...

Verás, “anónima” el cuerpo desnudo de la entrada no es una imagen del mercado de los cuerpos; acaso peca de una pose estetizante que pueda tergiversar la dureza del lugar en que nos coloca el texto, acaso la postura de esa mujer denota la falta de naturalidad de una pose para la foto y con ello desvirtuar la potencia de lo que se ha escrito debajo, pero tiene a su favor que se trata de un cuerpo sin idealización, una piel con el rastro de las huellas de una vida sin más decorados que el dibujo de la pared, queríamos mostrar la carne, es decir el espíritu, sin el dolor del hambre ni el lujurioso lujo de la piel idealizada.

Anónimo dijo...

...no me ha convencido. Insisto, es necesaria la utilización del cuerpo femenino? aunque "se trata de un cuerpo sin idealización, una piel con el rastro de las huellas de una vida sin más decorados que el dibujo de la pared, queríamos mostrar la carne, es decir el espíritu, sin el dolor del hambre ni el lujurioso lujo de la piel idealizada", debo agradecer la discriminación positiva por amenizar sus argumentos con tanto "espíritu" femenino. No me malinterprete, no es un ataque personal,o si, no le conozco,y tal vez considere fuera de tono este comentario, pero es que llueve sobre mojado; valoro el escrito-s, de su blog, no podría ser de otro modo, nunca desde hace años he dejado de pensar así. No lo considero duro, lo considero necesario, imprescindible para saber día a día quién es uno.

sublibrarian of the year dijo...

A fin de que no nos ofendamos con semejantes espectáculos en un futuro, sugiero que el próximo post se ilustre con un barbudo célebre de nuestro galería o, en su lugar, con una abstracción sugerente (que no incluya curvas, eso sí).

También resultaría apropiado un muestrario de monos de fábrica.

Anónimo dijo...

Apoyo lo de los monos, aunque sean de fábrica y si además hacen un calendario en aras a la reivindicación social, sin mono, seguro que apreciaremos la dureza de su trabajo diario allá en la fábrica. ¡Ah, compañeros, que años aquellos en que los hombres llevaban monos y las mujeres eran monas

sublibrarian of the year dijo...

UBI SUNT?!

Estimado señor no especificado dijo...

Una vez conocí a un tío que tenía cáncer de garganta, pero en vez de dejarse llevar por el miedo decidió tratar a las células rebeldes como a su tótem, su animal-guía. Desde entonces el cáncer le habla, ha dejado de extenderse y se ha vinculado a sus cuerdas vocales. Ahora tiene ahí una estructura nueva. En ocasiones el tótem toma el control de la voz y describe otros mundos o predice el futuro. El tío hasta le ha puesto nombre. Le llama Cásper, el tumor amistoso.

barbarroja dijo...

la salud es a la enfermedad lo que la enfermedad a la salud.

la salud es perder la vida trabajando. La enfermedad es la fuga que la vida rota juega con la muerte.

la enfermedad es a la vez la última frontera para evitar terminar de aniquilar tu "adaptación". Una vida rota que no quiere romper con la Vida. La salud es para esta enfermedad un hacha, un aliento, una fuerza y la hostia que te matará de risa. Pero no la risa que odia Maldoror hasta el punto de cortarse las comisuras de la boca para ensayarla sin éxito: porque la crueldad y la estulticia de este mundo humano, sí, es cierto, se redime en forma de humor... pero el humor es la forma "espectacular" de la risa para una vida que no hace gracia.

sin embargo otra es la risa compartida en la acción insumisa: reírte del miedo que la vida tendría que darte.

Las apuestas colectivas son fugaces, confusas, contradictorias, incompletas, son la abertura de una salud contra el trabajo y son el abandono de una enfermedad personal: sin embargo, lo sabemos, cuanto más lejos llevas este tipo de apuestas, cuanto más violentamente te pones en juego en alta mar bajo una bandera negra que sella una alianza de amigos... entonces, más cerca estás del suicidio cuando todo termina.

*Esto no era una certeza ni una respuesta, era una pregunta que habita mis huesos y una angustia que sostiene en el aire los dados en una danza que promete presentes-por-venir...
____

Gracias por las frases. Gracias por las fotos -he cogido una para mi vuelta a la red bloguera-, pero, sobretodo, gracias por existir. Señorías lectoras, archiveros de cuchillo en mano, vosotros, amantes, y el resto de la descendencia bastarda de Aladino que también se está jugando la vida... yo también odio a esta vida con todas mis fuerzas porque no soporto amarla tanto...

vinz barbarroja (reloaded)

Anónimo dijo...

Es realmente vergonzoso todo el contenido de este blog, basura nihilista, pseudointelectualoide, de ociosos, pusilanimes y en general, esperpentos incapaces de amar.Mucho tiempo libre, exceso grosero de teatro y pose, por mas que no me sorprenda, no deja de indignarme. Adolescencia crónica y no menos patológica es lo que se traduce de vuestras pamplinas.

barbarroja dijo...

"vergonzoso" ¿se te han subido los colores? Hay que admitir, por lo menos, que pareces un gran lector; y es admirable dedicar tanto tiempo y esfuerzo en buscar "razón" (porque siempre hay "razones") de un pensamiento, unas posiciones, y unas vidas que uno encuentra tan equivocadas y contrarias a las que "frecuenta". Pero, claro, no existe pensamiento sin "sorpresa", y para que ésta advenga hay que hacer dos cosas por lo menos: abrirse a lo otro; y darle vueltas a lo frecuentado hasta romperlo, hasta romper la lógica del horror vacui que vincula los elementos en una argumentación pseudosistemática que puede "dar razón" de casi todo (sentido común, lugares comunes, opinión cerrada...).

Aunque también puede ser que hayas usado mal la palabra "todo": no te preocupes, eso no es grave, la mayoría de las veces en que se utiliza "todo" es un error gramatical.

El "resto" (!) de calificativos no merecen una respueta tan educada, además, como son poco más que un encadenamiento de contradicciones salidas como conejos del sombrero de la ignorancia, lo dejaremos aquí.
___Sobretodo por lo de "ociosos, pusilanimes,e incapaces de amar": son palabras muy serias que teniendo la boca en el ombligo y el ombligo hecho un nudo de tonterías se entiende que puedan volverse oscuras y misteriosas hasta parecer conjuros de mal de ojo, que pudieran irse arrojando por ahí, con algún efecto más allá de su propio fracaso.

Podría añadir que te repites utilizando como insulto, contra nosotros, cierto exceso en "la ociosidad", o en el uso de "tiempo liberado" -del trabajo asalariado y el consumo salarizado se entiende-: pero el análisis sería redundante con lo dicho; además podría ponerte peor de la úlcera que agujerea tu estómago o cualquiera de los órganos que tirán de nosotros hacia el final de la noche.

Sólo recuerda que, como decía el poeta, "el peor enemigo de uno mismo es siempre uno mismo", y que por tanto, más pronto o más tarde, el pasado se vengará de nosotros, una vez más.

somos miles y siempre hemos habitado esta tierra. Somos la sombra de los bienintencionados y de los que piensan que debajo y detrás de toda la violencia que nos mantiene derechos no hay nada más que buena voluntad. Somos la noche del pensamiento que arde como el sol, en medio de las calles, y no necesitabamos vencer para saber que hacíamos lo correcto: Ningún amo ha dormido ni dormirá jamás tranquilo. Todo y que eso no es culpa nuestra, sino de su miedo a perder lo que acumula con la extorsión, el robo, el chantaje, el encierro y el asesinato: es decir con el mantenimiento de un orden que condena a la miseria, la segregación, la pobreza, y la desesperación a masas ingentes de vidas: es decir con la violencia de la ley y del más allá de la ley.Como alguien dijo, toda la historia humana en tanto está documentada, y la historia moderna de forma acelerada, nos enseña que el "estado de excepción" es la norma, es la ley...

pam plin as

Real Club de Polo de Barcelona dijo...

Es lo que siempre me dice mi profesor de piano, que no soy maduro.

Cambiaré de otomana a ver qué tal.